Con una actividad de más de medio siglo, SIDERSA es hoy líder en el mercado nacional de servicios siderometalúrgicos.
Desde uno de los complejos industriales más modernos de América latina, y a la vez uno de los más avanzados del mundo, ha consolidado una trayectoria empresarial basada en la búsqueda permanente de excelencia, en el ejercicio continuo de la creatividad como garantía de progreso y crecimiento, y en la atención y asistencia preferencial al cliente.

El crecimiento permanente de la empresa queda atestiguado por las sucesivas necesidades de localizaciones de nuevas plantas industriales.

La capacidad de reconocer esta situación apenas iniciada, y considerarla como un hecho de consecuencias en el mediano y largo plazo, le permitió a SIDERSA posicionarse entre las primeras empresas que adoptaron decisiones tendientes a liderar el cambio.

Con el objetivo de consolidar dicho liderazgo surge la necesidad de encarar un proceso de Reingeniería Productiva que debía tomar en consideración la satisfacción de una demanda futura más exigente de los clientes industriales que aguas abajo también debían encarar el mejoramiento de sus procesos.

La decisión adoptada en consecuencia fue la de crear una nueva planta industrial que debía cubrir las siguientes pautas:

Localización:

Estar lo más cercano a los centros de consumo para reducir los costos de transporte, y tener fácil y rápido acceso a la materia prima, ya sea de origen nación, o del exterior.

Capacidad de producción:

Flexible y coherente con la visión de crecimiento del país y las posibilidades de proyección hacia la región y hacia el mundo.

Equipamiento:

Que permita obtener productos de muy alta calidad.

La optimización económica de la localización se logra definiendo la misma en San Nicolás (Provincia de Buenos Aires), ciudad pujante que supo del desarrollo, zona industrializada con buenos servicios comunitarios, disponibilidad de mano de obra calificada y buenas comunicaciones ferroviarias y camineras. Su emplazamiento definitivo se realiza entonces en el kilómetro 226 de la Autopista que une las ciudades de Rosario con Buenos Aires en un terreno de 37 hectáreas y con una superficie cubierta de 18.000 m2.

Las otras dos pautas antedichas se cubren con la incorporación de equipamiento con tecnología de última generación y un layout muy eficiente, que la posiciona no sólo como planta modelo sino como la más moderna de Sudamérica y una de las más avanzadas en su tipo en el mundo. Esto significa dar continuidad, homogeneidad, eficiencia, incremento de productividad y abastecimiento a los distintos procesos productivos, propios y ajenos en forma “just in time”. Consolidada esta etapa, y durante los primeros meses de 1997, se pasa a analizar la alternativa de crecer en volumen incorporando nuevos equipos para la conformación del acero y ampliación de las jóvenes instalaciones. Así se proyecta, para esta ampliación, la construcción de 5.000 m2 adicionales, comenzando una etapa de nuevas inversiones que permitirá incrementar la capacidad de la planta, y mejorar la productividad. La puesta en marcha de esta ampliación se realiza durante el primer trimestre del año 1998. Continuando con las inversiones, durante los años 2000 y 2001 se incorporaron una nueva línea de corte longitudinal en la planta de San Nicolás, y dos líneas de corte y una conformadora en frío de perfiles en la planta de Justo Daract.

El espíritu emprendedor, fuente del desarrollo de SIDERSA, seguramente nos llevará a la incorporación de nuevas inversiones en un futuro próximo.